Kenneth Patchen (Diciembre, 1911 – Enero, 1972) fue un poeta i novelista americano. Experimentó con distintos tipos de escritura e incorporó la pintura, el dibujo y la música jazz a sus obras, que se han comparado con las de William Blake y Walt Whitman.

Realizó, en sus fabulosos cuentos, poemas de amor y poemas-dibujo, una profunda y moderna mitología que transmite una sensación de maravilla compasiva en medio de la violencia del mundo.
Junto con su amigo y compañero Kenneth Rexroth, tuvo una influencia central en el renacimiento de San Francisco y la generación Beat.

«Si agarras inadvertidamente con la mano un pote que hierve, la reacción instintiva es abrir la mano de manera que el pote salta y el líquido hirviendo lo salpica todo; pero si con un esfuerzo extremo de la voluntad aguantas la quemadura hasta dejar el pote en pie en un sitio seguro, tendrás una idea de lo que hace Kenneth Patchen con su obra.»
Enric Casasses

«Patchen’s a real artist, you’d dig him.»
Charles Mingus

«A senior survivor of the poetry spiritual wars.»
Allen Ginsberg

Samuel Beckett (Dublín, 1906 – París, 1989): poeta irlandés, novelista y escritor de obras teatrales. Con un estilo minimalista y una clara fuerza pesimista en lo que se refiere a la naturaleza y condición humanas, Beckett también dota sus obras de un sentido del humor que jamás abandona. Beckett ganó el Premio Nobel de Literatura en 1969. Se lo considera uno de los representantes más destacados del experimentalismo literario del siglo XX y del teatro del absurdo. 

Antonin Artaud (1896-1948). Poet, playwright, essayist and theatre director, he played a central role in 20th century avant-garde movements and is considered to be one of the fathers of contemporary theatre. In 1932 he wrote Teatre de la crueltat (Théâtre de la cruauté), a manifesto that laid the foundations of avant-garde theatre together with his plays El teatre i el seu doble (Le Théâtre et son double, 1938) and Heliogàbal (1934). Homeless and mentally ill, he spent most part of his later life living in asylums. Van Gogh, suïcidat per la societat (Van Gogh le suicidé de la société, 1947), one of his most famous works, was published shortly before his death.

Jordi Carulla-Ruiz (Barcelona, 1972). Es editor, poeta y artífice de la Associació Joan Ponç y de Edicions Poncianes. Se inicia en la poesía con el libro L’escorça i la mel (2008). Neu/or negre es su segunda colección de poemas.

Vicenç Altaió (Santa Perpètua de Mogoda, 1954) es poeta, ensayista, traductor de teatro, crítico de arte, articulista de opinión y traficante de ideas. Fue director del KRTU y del Museu Arts Santa Mònica. Al acecho de las oscilaciones estéticas de las letras y las artes, y de las aportaciones del pensamiento crítico y científico, ha ido construyendo una obra muy personal, además de iniciar varios proyectos multidisciplinares, entre los que destacan las revistas Tarotdequinze, Èczema, Àrtics y Cave Canis. Entre sus libros destaca la poesía, recogida en Massa fosca (2004) y continuada en Santa Follia de Ser Càntic (2005). También ha publicado la serie Tràfic d’idees —una autobiografía intelectual construida a través de textos sobre artistas y con la renovación del arte como moral—, donde han ido apareciendo L’escriptura sense llançadora (1997), La Desconeguda (1997), La dificultat (1999), Desglossari d’un avantguardista (2000), Els germans (2002), El cervell i les venes (2005), La consola de Cadaqués (2007) y, finalmente, Un sereno en el cementiri de l’art (2011), esta última con Edicions Poncianes. 

Glòria Bordons (Barcelona, 1953) es pedagoga, doctora en filología catalana y licenciada en historia del arte. Es profesora titular de la Universidad de Barcelona. Ha sido profesora invitada en numerosas universidades españolas y también en las de Sonora (México), ULBRA de Porto Alegre y USAP de São Paulo (Brasil), “Playa Ancha” de Valparaíso y “Universidad de Chile”, “Finis Terrae” i “Diego Portales” de Santiago (Chile), Nacional de La Plata (Argentina), Nova de Lisboa (Portugal), Experimental Pedagógica de Maracay (Venezuela), “Adam Mickievicz” de Poznań (Polonia), París IV-Sorbonne (Francia) y Belgrado (Serbia). Es directora de la Fundació Joan Brossa desde 2013 y una de las máximas especialistas en la obra del poeta.

Blai Bonet (Santanyí, Mallorca, 1926-1997). Poeta, novelista y crítico de arte. Una religiosidad conflictiva y la tuberculosis marcaron su trayectoria humana y literaria. En 1958 publica El mar, novela que causó impacto, tanto por la temática como por su tratamiento, incorporando las nuevas corrientes experimentales que triunfaban en Europa. La búsqueda de un lenguaje propio, evolucionando hacia formas cada vez más libres, se concreta en el poemario L’Evangeli segons un de tants (Premi Carles Riba, 1962). En 1990 fue distinguido con la Creu de Sant Jordi de la Generalitat de Catalunya.

Arthur Cravan (Suiza, 1887 – México, 1918), poeta y boxeador, fue editor y redactor de la revista Maintenant, que prefiguró el movimiento dada y en la que publicó poesía, crítica literaria y excentricidades de todo tipo. Huyendo de la Primera Guerra Mundial, abandona Francia y se refugia en Barcelona. Embarca hacia Nueva York, donde estableció relaciones con varias personalidades del momento. Arthur Cravan desapareció en 1918 en el Golfo de México: se adentró en el océano, remando, y su cuerpo jamás fue encontrado. 

Marguerite Duras, (Saigon, 1914 – París, 1996): novelista, dramaturga, guionista y directora de cine francesa. Su obra, de influencia narrativa sajona, evolucionó hacia las formas del nouveau roman. Con El amante (1984) obtuvo el Premio Goncourt, novela que consiguió un gran éxito mundial. Su aportación literaria consta de una cuarentena de novelas y una docena de piezas teatrales. 

Allen Ginsberg (EEUU, 1926-1997) fue un poeta beat norteamericano. Enlace entre el movimiento beat de los años 50 y los hippies de los 60, compartió amistad con Jack Kerouac, Neal Cassady, William S. Burroughs, Patti Smith y Bob Dylan. La poesía de Ginsberg estaba influenciada por el modernismo, el romanticismo, el beat y la cadencia del jazz, además de por su práctica del budismo Kagyu y el judaísmo. Se consideraba heredero de William Blake y Walt Whitman. La potencia de los poemas de Ginsberg, su verso largo y su exuberancia reflejaban la continuidad de la inspiración que reclamaba.